Los grandes planes tienen alguna fisura como es normal, y nosotros no íbamos a estar exentos de ellos. Contar con un buen equipo y responder a tiempo, es sin duda una de las formas de solventarlo.

Debido a problemas internos de las empresas constructoras, sufrimos una demora en cuanto a las compras de material. Se han preparado los nuevos contratos para firmar con las dos compañías que están ejecutando las obras y así, agilizar la adquisición de los mismos y continuar con el proyecto.

Toda innovación conlleva cierto riesgo que hay que asumir voluntaria o involuntariamente, y esto no es más que una piedrita en nuestro camino en el que aprender de los errores para que no vuelvan a suceder.

Ya estamos un poco más cerca de nuestro objetivo, y seguimos amando, soñando y construyendo donde se nos necesite.

AMA, SUEÑA…CONSTRUYE.